¿Cómo es la transferencia embrionaria?

La transferencia embrionaria es uno de los procesos que forman parte de la fecundación in vitro (FIV). A pesar de ser técnicamente sencillo en la mayoría de las ocasiones, se considera un momento decisivo para el éxito del tratamiento. El objetivo es depositar los embriones en el interior de la cavidad uterina de la forma más traumática posible, con el fin de facilitar el desarrollo del embrión o embriones transferidos y su posterior implantación.

¿En qué día es necesario transferir los embriones?

Los embriones pueden ser transferidos al útero de la mujer hasta seis días después de la fecundación. En los inicios de la fecundación in vitro, cuando los medios de cultivo y las incubadoras no estaban tan evolucionamos como hoy en día, se transferían los embriones muy pronto, habitualmente a día +1 o +2. Actualmente, la mayoría de transferencias se realizan en día +3, cuando el embrión tiene unas 8 células. Sin embargo, en otras ocasiones la transferencia se demora hasta día +5 o +6, cuando el embrión se encuentra en fase de blastocisto.

¿Cuál es el procedimiento para la transferencia de embriones?

Se trata de un proceso sencillo, que no requiere anestesia ni sedación. El catéter de transferencia se coloca por vía vaginal y a través del cuello del útero se depositan los embriones, habitualmente bajo control ecográfico.

Al finalizar el proceso, habitualmente la paciente descansa unos minutos, pasados los cuales puede regresar a su domicilio. Es recomendable realizar reposo relativo el día de la transferencia embrionaria.

¿Se pueden tomar medicamentos tras la transferencia?

A menudo se prescribe progesterona vía vaginal a la paciente, que la seguirá tomando hasta el día de la prueba de embarazo. En caso de ser positiva, se prolongará su administración. En ciertos tratamientos también se prescribirán estrógenos. Antes de tomar cualquier otra medicación debe ponerse en contacto con su médico, para no interferir en el proceso de implantación y potencial gestación.

¿Qué riesgos tiene la transferencia de embriones?

Los riesgos sin mínimos: aunque algunas mujeres experimentan dolores o leves manchados de sangre, el procedimiento suele ser indoloro.

¿Qué instrucciones se deben tener en cuenta después del procedimiento de transferencia de embriones?

Una vez que los embriones son transferidos, no hay nada que un paciente puede hacer para influir en el resultado de su ciclo. No existen tampoco evidencias científicas para recomendar reposo, aunque se recomienda minimizar la actividad física.

Volver a su actividad normal permite a la mujer afrontar este período con una mayor tranquilidad, sin estar pensando continuamente cuál será el resultado del proceso.

 

¿Cuántos embriones deben ser transferidos?

El número de embriones que deben ser transferidos depende de varios factores. A mayor número de embriones transferidos,  mayor es la probabilidad de embarazo, pero también es mayor la probabilidad de que éste sea múltiple.

Habitualmente se transfieren dos embriones, puesto que se incrementan las tasas de embarazo respecto a la transferencia de un único embrión y por otra parte los embarazos gemelares suponen actualmente un riesgo bajo. Es importante analizar los pros y los contras de la transferencia de un sólo embrión con su médico.